las-lesiones-oculares-en-el-trabajo-mas-comunes-oftalmolima

Las lesiones oculares en el trabajo más comunes

Diariamente se presentan 2,000 lesiones oculares en el trabajo, generalmente cuando no utilizan correctamente el equipo de protección en los ojos, también sucede en lugares de trabajo de alto riesgo. Cerca del 20% de ellas sufren de lesiones irreparables y que les ocasionan la pérdida temporal o permanente de la vista.

Los riesgos que se corren al no utilizar apropiadamente el equipo de protección personal en el medio laboral son bastantes altos. Por ello, es importante que las compañías capaciten a los trabajadores en los cursos de programas de seguridad integral relacionados con el cuidado de los ojos, salud física y mental. De igual manera se debe proceder con los visitantes, los contratistas y cualquier otra persona que se introduzca en el área de riesgo.

La protección de los ojos es prioritaria con el uso de gafas industriales y depende del tipo de riesgo existente en el lugar de trabajo. Las lesiones oculares en el trabajo se dividen en tres categorías: físicas, químicas y térmicas.

Físicas

Casi el 70% de las lesiones oculares en el trabajo son por causas físicas como resultado de objetos que caen o salen volando, o chispas que golpean el ojo, sobre todo cuando se trabaja con soldadura, las chispas pueden quemar la córnea y causar una lesión grave; otras lesiones son ocasionadas por objetos punzantes u otros como: ramas colgantes de árboles, cuerdas/sogas sueltas, cadenas, herramientas y poleas suspendidas en el aire sin la seguridad correspondientes.

Las partículas pequeñas de movimiento rápido expulsadas como: astillas o desechos generados al lijar, moler, partir, o al realizar trabajos similares, son la causa más común de lesiones oculares en el trabajo. Por lo tanto, es importante que si una partícula se ha incrustado en el ojo, es imperceptible la atención oftalmológica inmediata porque es la causa más común laboral aunque sea más pequeña que un grano de arena, esta puede generar un grave daño ocular, hay casos laborales en los que estas partículas pueden rayar la córnea más aún si no tiene las gafas adecuadas de protección.

Si bien los riesgos derivados a la exposición de partículas rápidas exigen el uso de lentes de seguridad o anteojos protectores, no se debe dejar de tomar en cuenta la utilización de estos en el trabajo porque pueden producir lesiones oculares en el trabajo que se realiza en un medio ambiente hostil lleno de polvo, humo, vapor, etc.

Químicas

Las exposiciones químicas conforman una quinta parte de las lesiones oculares en el trabajo. El daño a los ojos debido a productos alcalinos o ácidos cáusticos puede ser extremadamente graves ya que puede provocar la ceguera. El hidróxido de sodio (soda cáustica, lejía) empieza a destruir el tejido del ojo en un décimo de segundo. Los “irritantes” químicos son menos severos. El trabajo con agentes químicos expone a los ojos a: salpicaduras, vapores y humos. La mejor protección para los ojos es el uso de anteojos protectores de seguridad con ventilación directa. Los ambientes extremadamente peligrosos que expulsan vapores y otros; requieren obligatoriamente que el trabajador use anteojos protectores con ventilación indirecta para evitar que se tenga la visión nublada.

Además, los trabajadores del área de salud, personal de laboratorio, limpieza, entre otros, corren peligro de contraer enfermedades infecciosas a causa de la exposición a bacterias, virus y otros que sufren sus ojos. Algunas enfermedades infecciosas se transmiten por las mucosas, como consecuencia de la exposición directa a salpicaduras de sangre o micropartículas que se producen al toser, tocarse los ojos con dedos u objetos contaminados. Las manos se deben lavar siempre, más aún después del trabajo realizado, se debe utilizar en algunos casos máscaras que cubran nariz y boca.

Térmicas

Un visor es la mejor protección contra el calor. Son preferibles los visores de acetato u otros visores de plástico flexibles que puedan cubrir la cara y el cuello. Siempre se debe utilizar los lentes de seguridad o anteojos protectores debajo del visor. Bajo un calor extremo o en ambientes de luz concentrada puede ser necesario un casco de soldador.

Por lo tanto, en las empresas e instituciones deben de cumplirse las normas contra los riesgos laborales y desarrollar los programas con la seguridad laboral que requiere la norma ISO 9000, identificando los posibles accidentes y riesgos potenciales que pudiese sufrir el personal. Estas medidas deben ser cumplidas por los empresarios y trabajadores de manera obligatoria.

SEPARA UNA CITA EN OFTALMOLIMA

Correo: mmiranda@oftalmolima.pe

Teléfono: (01)4420492

Facebook: @oftalmolima

Instagram: @oftalmolimaperu

Horario de Atención:

10am – 6pm de Lunes a Viernes

Dirección: Av. Miguel Dasso 126. Of. 302 – San Isidro, Lima – Perú ver mapa

en_USEnglish
× Escribenos y ten tu consulta virtual gratis.